Muchos jóvenes que terminan sus estudios de preparatoria aún no saben la carrera que van a elegir, y esto es debido a diversos factores. Los más importantes son la falta de definición de los intereses propios, las capacidades individuales, la vocación y las perspectivas de desarrollo profesional.

Los especialistas en orientación vocacional recomiendan comenzar con el proceso de elección profesional desde antes, y no cuando ya han finalizado los estudios de preparatoria.

Existen diversos pasos para definir tu vocación.

Lo primero es preguntarte a ti mismo cuales son las actividades te gustan más, y en las que te sientes más cómodo. Los deportes, la vida social, la venta de productos, la tecnología, etc.

Después te debes preguntar qué profesiones se relacionan a lo que más te gusta hacer. Objetivamente no hay ninguna profesión que englobe todos tus intereses (salvo contadas excepciones) y generalmente están incluidos en varias carreras.

Cuando ya tengas definidos tus intereses, ahora falta conocer el objeto de estudio de las profesiones que te interesan, pensando en la actividad concreta que realizarías en el futuro.

Por último, es importante informarse sobre el contenido curricular de las carreras de tu interés, así como las perspectivas laborales.